Goodbye Nueva Zelanda - Parte II

                                                                                      Artwork by: Brooke



Dunedin es una ciudad, donde difícilmente hubiese podido ser feliz. 
Es una mujer demasiado histérica, que desea robarme el novio.
Pero de vez en cuando, me invitaba a caminar. Y durante esos recorridos, que terminaban en un jardín, ella me acariciaba el rostro y me mordía la yema de los dedos. 
Yo comprendía que esa era su manera de pedirme que nos lleváramos bien, de que olvidáramos los celos. Y aunque nunca confié en ella, igual aceptaba su tacto y sonreía un poquito.
El problema es que nunca he podido resistirme a una caricia.
Y menos si vienen de una mujer tan tempestuosa.
Solo por eso, por la intimidad en el jardín, le digo adiós y simularé haberla amado.
Adiós mi amor.
Te extrañaré.

En fin, gracias por leerme.
Y deséenme buen viaje.


. Bookmark the permalink.

2 Responses to Goodbye Nueva Zelanda - Parte II

  1. Anónimo says:

    ¿Y te vas? ¿Y por qué te vas? ¿Pero este blog no termina, cierto? Yo soy un desconocido, adicto a tus textos. Continúalo, por favor.

  2. Diana says:

    Y como será el gato desde Puebla; tu histeria casi dionisíaca- no la de Dunedin- se consumirá en las academias del tercer mundo. Esperemos que no.

Leave a Reply

Coments, coments...

Con la tecnología de Blogger.

Recibe las novedades por e·mail