Quememos a una bruja



  Cuando yo era adolescente, y supe qué cosa era el suicidio, comencé a preguntarme si la muerte, el sentido de la muerte, era el mismo ante la muerte natural que ante la muerte suicida.
  Pero, con el paso del tiempo, hubo más protagonistas en mis dudas. También me empezaron a interesar los asesinados. Me pregunté, ¿acaso el asesinado, el torturado a punto ya de morir, entiende la vida de la misma manera que yo la entiendo? ¿Incluso, entiende la vida de la misma manera que antes de que lo violentasen de esa forma? ¿Pensará en una vida donde no hay oxígeno, o algo que le entre por la nariz? ¿El que está a punto de morir asesinado, está consciente de que va a morir?
  Esos temas terminaron siendo mi modo de vida, mis intereses académicos. Y la inocencia de dichas preguntas, y el deseo de saber por el mero gusto, quedó opacado por la necesidad de entender esas cosas para poder vivir.
  Actualmente, la verdad, en lo que más pienso, con esa intensidad naïve de la adolescencia, con ese gusto sin sentido, es en quemar a una bruja. No me pregunten por qué. Simplemente quiero quemar a una bruja. Sería muy bonito.
  
En fin, gracias por leerme.

2 Comments

Me he enterado de dos chismes interesantes esta semana. El primero, que Bruckner dijo que en Cuba hay fascismo. El segundo es que, finalmente se resolvió el problema de los huevos en cuba; ¡ahora los venderán el polvo!




  Les cuento bien, para que entiendan la historia.
  Ayer estaba yo, muy tranquilita, leyendo un libro de filosofía posmoderna (o transmoderna, pero mejor dejémoslo en posmoderna, porque eso de la transmodernidad es para gente muy transmoderna, así como burros evolucionados, y nosotros que aún somos burros normales, no podemos entender). El tema es que, según la autora, el Tercer Mundo debe responsabilizarse por los actos genocidas y las barbaries bajo las cuales vivimos; que tenemos que dejar de culpar a Europa por todo lo que nos ha ocurrido. A la misma vez, Europa, debe dejar de autoflagelarse por el asunto de la colonización. Porque ya nosotros, los del Tercer Mundo, somos grandes y debemos concientizar nuestros errores, sin pensar en todo aquello que históricamente nos ha construido de esta manera. Lo importante es el presente, mirar el presente, pensar desde el presente; lo demás, no interesa. ¡Ya debemos crecer amigos! Para contribuir a su tesis sobre dicho asunto, cita a Bruckner que, hablando de todos los errores del Tercer Mundo, lanza una frase que amé: “el fascismo en Cuba”. ¡Qué maravilla he encontrado hoy, Dios! ¡Gracias siempre por darme motivos para que mis ojitos brillen y la lengua se me moje!
    Pero no sabía que a mi noche le deparaban aún más cosas...
  Así, chismeando (porque todo ha sido chisme), me encuentro el siguiente titular: “Ministerio de Finanzas aprueba el precio del huevo deshidratado en Cuba”. ¿¿¿¿Cómooooo???? – lancé un grito. Oye mira que pasar tantos años en Cuba con problemas con el comercio de huevos. Y ahora que ya podría comer todo el huevo que quisiera, ojo, DESHIDRATADO, ¿ya no vivo allá? ¡Qué cosas tiene la vida, carajo! – pensé. Acto seguido me fui a preparar un huevo frito. Porque cuando un cubano escucha las palabras “huevo, leche, papa, papel sanitario y pollo por pescao”, ese cubano siente cosas fuertes en su interior. A ese cubano le empieza a dar una ansiedad, un cosquilleo en la panza, una necesidad de salir corriendo a hacer una cola, con la libreta de abastecimiento en mano y una jabita, para no tener que pagar dos pesos por una… Yo les digo que ese cubano, de veras, se pone todo loco.
  Entonces, imagínense, así me puse yo cuando vi esa noticia del huevo deshidratado. Y fui corriendo a hacerme mi huevito para sentirme contenta.
  Pero algo ocurrió mientras lo hacía.
  Es que como siempre, saben que yo reflexiono mucho. Sobre cosas realmente importantes. Y también hablo con Dios, mi amigo Dios. Y Dios me ha enseñado que todo, absolutamente todo está relacionado en un sentido conspirativo.
  Me percaté de algo. Hace menos de quince días fue la semana Santa, con la muerte y resurrección de mi otro amigo Cristo y toda esa fiesta. Luego, los huevos de Pascua. Luego, leo lo del fascismo cubano, y luego que van a vender por la libre, huevos deshidratados en Cuba. ¡TODO ESO SIGNIFICA ALGO!
 Yo lo sentí así mientras vigilaba que la yema del huevo no se me pusiera dura. O sea, piénsenlo:
  Muerte de Cristo – En cuba somos fascistas
  Huevos de Pascua – Huevos deshidratados
 Pensé en la primera relación: la de Cristo – Cuba fascista. Y me pregunté, ¿de qué manera entonces, se construye la raza aria cubana? ¿A lo Vasconcelos y su Raza Cósmica? ¿A lo Nicolás Guillén y su negritud, o a lo Lezama con el criollismo cultivado y barroco?  Y ¿cuáles serían los no – arios cubanos? A mí eso me ha conflictuado mucho, porque además me pregunto: ¿Y yo, yo que soy? Bueno, un unicornio, pero ¿aparte de eso? Obvio estoy pasando por alto la idea que se tiene igual de que el fascismo podría ser cualquier movimiento político que reprima a las minorías, porque entonces el mundo entero es fascista. Hasta los pollos serían fascistas porque a los pollos muy amarillos no les gusta mezclarse con los pollos manchados. Yo hablo del ser ario, de seres superiores. No sé… no sé…. Porque al final, me parece que la historia de Cuba en los últimos años, más que un régimen fascista, más que pensamiento ario, podría asociarse a cómo el pueblo judío, mató a su “elegido”. A mi amigo Cristo lo mataron crucificándolo. Nosotros, creo que matamos a Fidel, con el poder de tantas mentes unidas, durante tantos años. Una cruz o un mausoleo… es lo mismo a la larga.
Cristo – Judíos no - amiguitos de Cristo
Fidel Castro - pueblo no – simpatizante del régimen

 La segunda relación: huevos de Pascua – Huevos Deshidratados. Creo que eso fue que Dios metió las manos por mí. Porque hace una semana, les contaba en el otro post, de cómo jamás pude yo experimentar el ritual de los huevos de Pascua en Cuba. En primer lugar, porque no es una costumbre allá. En segundo, bueno, porque la verdad, con la escasez de huevos que siempre hubo, ni loco uno puede ponerse a estar pintando huevitos ni nada de eso. Y hacerlo de papier maché… igual… por la falta de papel higiénico en algunos momentos, el papel en general es muy apreciado en Cuba, supongo. Entonces no. ¿Cuál sería, alors, la solución para ese cubano que quiere sentir y conocer el huevo de Pascua? ¡HUEVO DESHIDRATADO! ¡Y POR LA LIBRE!!! ¡¡¡Ahora sí caballero!!!! Ya con sesenta y cinco pesos cubanos, se puede armar una Pascua buenísima allá.
  Mi conclusión fue la siguiente (mientras ya lavaba los platos, porque en todo este proceso me comí el huevo): YA ESTAMOS LISTOS PARA CELEBRAR LA SEMANA SANTA EN CUBA. Los cristianos (representado por los seguidores de Fidel) pueden cargar su ataúd y representar una y otra vez su muerte y esperar a ver cuándo resucita (porque eso va a pasar…o quién sabe, ya pasó y esté encarnado en el cuerpo de su hermano). Y luego, para finalizar, se podrá esconder por los múltiples jardines o matorrales que hay en Cuba, unos pequeños huevos de Pascua, fabricados con un magnífico huevo deshidratado, que el Ministerio de Finanzas, aprobó como producto de libre venta, a sesenta y cinco pesos el kilo.
En fin, gracias por leerme.


Leave a comment

La semana Santa. El huevo de Pascua. Cristo con dolores musculares. Y el conejo de Monique. Resumiendo: micropost sobre la toma de conciencia.



  Por estos días, solo puedo recordar tres cosas:
  I: Cuando tomé conciencia del dolor muscular de Cristo en la Cruz. Manos atravesadas por estacas; un pie montado sobre el otro, impidiendo el movimiento de los dedos; cuello torcido; hiperextensión de los brazos.
  II: Cuando tomé conciencia de que en mi país no existían los huevos de Pascua.  Pasé un día entero buscándolos y buscándolos y jamás aparecieron para mí.
  III: Cuando Cristo crucificado y el mismísimo huevo de Pascua tomaron conciencia de que yo no podía comprender las dinámicas de la Semana Santa. Entonces hicieron que por lo menos, mi amiga Monique me regalara un conejo.
Hace tres años.
Una pintura.
Hecha por ella.
En Nueva Zelanda.
Cuando era pequeña.
Y tampoco comprendía muchas cosas.
Pero aun así, ya estaba crucificada.

6 Comments

La explicación de por qué me sangran las encías, según el señor alto. También se hace mención a dinosaurios, caballos y ardillas.



  
Me han empezado a sangrar las encías. No solo me sangran, sino que también las tengo hinchadas. Rojas, casi negras, como sangre coagulada. Siento que por día, los dientes se esconden más dentro de todo eso que está hinchado dentro de mi boca. Aunque mi odontólogo dice que es por causa del cigarro, que fumo y que fumo y aunque yo sé que  podría ser cierto, no creo que la razón sea esa. O prefiero no creerlo porque no voy a dejar de fumar. No. ¿Los dinosaurios herbívoros dejan de comer hierba? No. ¿Los dinosaurios carnívoros dejan de comer carne? No. ¿Los caballos dejan de comer alpiste? No. ¿Las ardillas dejan de comer nueces? No. Entonces ¿por qué yo tengo que dejar de fumar?
  Está en mí fumar. Yo fumo y disfruto fumar. Y que me duelan los pulmones. Y cuando me duelen los pulmones, yo digo que no son los pulmones, sino que es la espalda. Listo.
  Pero para no desviarme más, como siempre suelo hacer, mis encías están sangrando.
  Hace unas semanas en medio de uno de mis cursos, empecé a chorrear sangre.
  Hace cuatro días me levanté con los dientes marrones de la sangre seca de toda la noche.
  Hace dos días apenas pude lavarme los dientes porque no soportaba que el cepillo tocara mis encías.
  Hace un día (ayer, pero suena mejor hace un día porque parece que el tiempo practica gimnasia) sentía que mis dientes frontales querían caerse.
  Pero hoy, hoy estaba parada frente al tragante del baño, lo miraba fijamente, y de repente sentí que mi mandíbula iba a desprenderse. Iba a desprenderse por peso el de mi encía y se iba a caer dentro del tragante del baño. Iba a desprenderse por el peso de mi encía, se iba a caer dentro del tragante del baño y por ahí me iba a ir yo a buscar mi mandíbula con mis encías. Pero no pasó nada. Solo fue mi imaginación, o mi concentración, o mi posición.
   Hace un rato tomé una siesta. Y soñé con un hombre alto y delgado, rodeado de luz, con un traje azul y unas botas. Y ese señor sonreía y sonreía. No paraba de sonreír, hasta que su sonrisa se convirtió en risa. Se acercó a mí. Se apoyó en mi hombro derecho y me susurró al oído: “Te duelen las encías porque te han traicionado y te van a matar”.
  Entonces no era el cigarro el causante. Es la mera existencia. La existencia que siempre busca a alguien que te traicione. La existencia que es siempre finita. De punto a punto. Ni más ni menos. Como la vida de los dinosaurios herbíveros. Como la vida de los dinosaurios carnívoros. Como la vida de los caballos. Como la vida de las ardillas.
  No es tan grave el problema entonces. Es lo que toca, así que todo bien. Todo happy. Todo fresa.
  En fin, gracias por leerme.

Leave a comment

Las veinte cuartillas de Wikipedia (o sobre el ¡wow, qué suerte!)




  Tarde de un tranquilo domingo. Y así, en mi tranquilidad, de tranquilo domingo, recordé por puro azar, lo mucho que en alguna época me gustó Wikipedia.
  Cuando tenía dieciséis años y vivía en Cuba, tuve la suerte (¡wow, qué suerte!) de tener Intranet en mi casa. Intranet significa acceso solamente a páginas de la red local. Teniendo en cuenta que no habían páginas en la red cubana, pues lo único que yo podía hacer era enviar y recibir correos (¡wow, qué suerte, repito!). Hasta un día, que maravillosamente habilitaron el acceso a esa enciclopedia quasi dieciochesca… ilustrada… el proyecto que tanto quisieron Diderot, Rousseau y hasta el mismísimo Jean Le Rond D’Alembert.   Cuando éste último estaba creando su enciclopedia, seguro tenía en mente ésta, la enciclopedia que tenemos hoy llamada Wikipedia.
  Pero bueno, no me desviaré hablando sobre los iluministas franceses.
  Entonces, así de la nada, me he acordado de Wikipedia. Y lo sabia que me volví en esos años. Sabia y feliz. Porque todo en esa gran enciclopedia llamada Wikipedia estaba reducido a las cuartillas necesarias, máximo veinte, para llenarte la cabeza de una deliciosa mezcla entre avidez de conocimiento y plenitud ante lo aprendido en tan corto tiempo. Más directo aún: uno se sentía satisfecho. Yo me sentía satisfecha.  Y pensé que así, quizás sería la dinámica ante el conocimiento. Y sentí más satisfacción. Al sentimiento de satisfacción, se sumó la tranquilidad. ¡Qué lindo!
  Hasta el día en que quise saber más de un tema. Y más y más. Y el tema se fue tornando oscuro. Y mi mente también. Mis párpados demasiado grandes, mi nuca demasiado cansada. Y lo mismo cuando quise conocer más de veinte cuartillas a las personas. Entonces se me cansaron las piernas, la lengua me creció hasta arrastrarse, se me marcaron los pómulos del rostro, desapareció mi nariz, se tupieron mis cejas, mi cara terminó siendo otra.
  Veinte cuartillas. Veinte cuartillas es lo único que necesitamos saber de cada cosa y de cada quién para mantenernos lozanos y felices. Veinte cuartillas para que no te cambie el rostro. Para que nuestra sombra no crezca más que nosotros.


En fin, gracias por leerme.

1 Comment

Las cebollas y su psicoterapia políticamente correcta


  Es cuestión de tiempo que ocurra todo lo que estoy pensando le dije yo a él y él se quedó mirándome con cara de incrédulo y yo le dije que sí que es cuestión de tiempo que ocurra todo lo que estoy pensando y de nuevo él se me quedó mirando con cara de incrédulo y sin pronunciar palabra alguna y yo continué hablando porque no puedo parar de hablar cuando considero que lo que digo es importante y como lo que yo digo siempre es importante pues entonces jamás paro de hablar y hablar y la gente se queda como mismo se queda él mirándome con cara de incredulidad y entonces agregué es que yo sé que todo esto es falso la manzana el buen olor las flores el frío húmedo y es que el tiempo tergiversa todo lo tergiversa lo cambia lo hace  más bonito pero yo sé que nada es cierto nada es real pero bueno por qué lo dices fue lo único que logró decirme y yo le dije sé que es así porque hay demasiadas mentiras por el medio y yo cada vez siento más la desesperación de la mentira la mentira la mentira las mentiras no son buenas a menos que sean mentiras para uno autoengaños maravillosos pero mentir a los demás mentir a los demás es mentirle al tiempo y el tiempo lo siente y se desespera y se acelera por eso hubo sismos y terremotos porque ya son demasiadas mentiras que no son mentiras para uno  son mentiras para los demás son mentiras conscientes y eso altera al tiempo y si altera al tiempo altera a Dios y si altera a Dios me altera a mí porque Dios me cuenta todo aunque yo no quiera me cuenta todo  y él volvió a mirarme con cara de incrédulo y yo ni le reclamé porque pienso que su expresión es sincera es sincera aunque él sea el primero que me está mintiendo y por eso es sincera porque yo también lo estoy engañando él no sabe que yo sé que me miente él no sabe que yo sé que todos mientes aunque apenas me hable aunque la mayoría de las conversaciones las imagine yo y realmente no pasen porque igual da lo mismo si las conversaciones son reales o no porque todo es una mentira la manzana el buen olor las flores el frío húmedo ese es mi secreto esa es mi mentira hacia  los demás hacia él hacia mis padres porque así funcionan las cosas al parecer y hay que ser parte de las cosas porque lo políticamente correcto consiste en la simulación y la justificación de hechos en otras cosas por ejemplo a mí me gustan las cebollas porque gracias a las cebollas disimulo muchas cosas disimulo si no me lavé los dientes disimulo mi tristeza disimulo no saber cuál es el punto exacto de cocción para una comida lo disimulo todo gracias a esa cosa llamada cebolla, pero aun así el tiempo siente la mentira y se acelera y se acelera el doble porque siente tus mentiras porque siente las mentiras de los demás y se acelera y se acelera y vienen los sismos los tsunamis a lo que tanto les temo y todo lo provocas tú por engañarme tanto y lo provoco yo por engañarte al no decirte que sé que me engañas tanto y como estoy pensando y pensando y como no puedo dejar de pensar a la misma velocidad en que hablo o como no puedo dejar de hablar a la misma velocidad que pienso esto sale así como ideas que se hilvanan en la incomprensión de todos contra todos y en la incomprensión precisa de nosotros dos y por eso digo que es cuestión de tiempo que ocurra todo lo que he pensado que todo reviente por eso ya hice una lista una lista de todo lo que necesito para sobrevivir el agua los cigarros el encendedor el chocolate el pantalón nuevo que compré las gafas de sol mi libro de Joyce la avena la leche el vino el pan la miel mis modestos ideales.

Y me iré.

En fin, gracias por leerme. 

5 Comments

Breve historia, a dos horas de París, de por qué él se volvió loco



  Hace cinco meses un loco, en un parque de locos, me explicó por qué él estaba loco. Yo fui a ese parque de locos, en una ciudad a dos horas de París, una ciudad que también estaba loca, como París también está loca, pero esa otra ciudad estaba más loca, porque oficialmente tenía su parque de locos, además tenía a ese loco, que me explicó por qué él estaba loco. Él estaba loco  (así se refirió a él, en tercera persona) porque lo volvieron loco y por eso él estaba loco. – ¿Pero por qué a él lo volvieron loco? – le dije. – A él lo volvieron loco, la gente lo volvió loco porque no lo dejaban quedarse tranquilo en su casa, sin hacer nada. – ¿Y por qué no lo dejaban tranquilo en tu casa, sin hacer nada? – A él no lo dejaban tranquilo en casa sin hacer nada, porque le decían que tenía que hacer cosas. Entonces a él lo mandaban al súper a hacer las compras y de tanto hacer las compras, empezó a fumar mucho y se volvió loco. – ¿Entonces por ir mucho al súper, él se volvió loco? – No. Él se volvió loco porque cada vez que iba al súper tenía que elegir él las cosas, porque no le daban una lista la mayoría de las veces. Entonces, un día ya no supo qué elegir y no compró nada y se puso muy nervioso y se volvió loco. –  ¿Se volvió loco por no poder elegir? – Sí. Se volvió loco por eso. Y porque la gente comenzó a burlarse de él. Y además, porque luego llegaba a su casa sin nada y su mamá lo golpeaba mucho por la cabeza y le gritaba ¡tienes que elegir, tienes que elegir, siempre hay que elegir! Así se volvió loco él y creció loco él. Si tú no sabes elegir cosas, tú estás loca. ¿Entiendes, entiendes? – Entiendo, entiendo – le respondí.
Luego fumamos un cigarro. Uno al lado del otro. Yo le conté que venía de una islita en el Caribe, lejos de Francia. Y que también allá había locos. Pero que se volvían locos por culpa del mar. Un mar vengativo que siempre nos quiere tragar. – Qué bonito, me dijo. – Sí, muy bonito, le dije. Y ya.


En fin, gracias por leerme. 

Leave a comment

Mi amigo Esteban, el enano que se disfraza de bonsái


 Mi  nuevo amigo Esteban, el enano, quiere ser un bonsái. El pobre, es muy estúpido. O no sé si estúpido sea la palabra apropiada para referirme a él. Su madre, la enana Isabel, me dijo que cuando nació le diagnosticaron una falla en los testículos.  Como que acumula demasiado semen y que eso le afecta a un nivel neuronal. Algo de eso me explicó su madre, la enana Isabel. La verdad, no pude escuchar bien, porque ella estaba de pie, y yo también estaba de pie, y como ambas estábamos de pie, y ella es enana y yo no soy enana, pues su voz se perdía, se expandía, se iba volando con los pajaritos.
  Mantener una plática con un enano puede ser complicado. Hay que cumplir ciertos protocolos, seguir ciertas reglas: sentarse y que ellos se queden de pie, no invitarlos al departamento de ropa infantil, evitar el estiramiento en las clases de yoga, decir que sí, que has leído la revista trimestral que publica el sindicato de enanos unidos (SEU), en Washington. Y así, varias cosas que me desesperan pero que las hago porque es muy genial tener un amigo enano.  Es como tener un edición origina de Tartuffe. Es como tener un licuado de sirena de Starbucks todo el tiempo en tu boca. Es como caminar por la calle y que todos te griten ¡uyyy qué guapa! Es como tener un bolso Gucci, colección primavera 1987. Tener un amigo enano es algo poderoso.  Por eso aguanto todo.
  El punto es que Esteban, el enano, mi nuevo amigo, se obsesionó con los bonsái. Quiere ser uno. Yo le dije “Esteban, primeramente, no puedes ser un bonsái porque eres un ser humano, o por lo menos un quasi ser humano. En segunda, eres demasiado grande para ser un bonsái. Si quieres puedes disfrazarte de chino, que no están muy lejos de tener tu tamaño. Pero un bonsái, Esteban... un bonsái… creo que será difícil. Mas Esteban no entendía. Estaba encaprichado.
  Todo esto comenzó porque yo tengo un bonsái en casa. Antes era muy lindo. Ahora se ha secado, siguiendo mi estilo de perra amargada la mayor parte del tiempo. Cuando Esteban, mi nuevo amigo, vino  por primera vez, lo vio y se antojó. Nunca había visto uno. Creo que él quiere ser un bonsái porque se identifica totalmente con él. El bonsái es una deformación del árbol clásico. Y mi amigo Esteban, el enano, es una deformación del hombre clásico. Yo le expliqué todo esto, a ver si se le quitaba esa idea, pero Esteban seguía encaprichado.
  Al final le dije “ok, Esteban, entiendo que por la acumulación que tienes en los testículos no puedes analizar lo que te digo. Te haremos un disfraz”. Fui a casa de su madre, la enana Isabel, y le hicimos un traje de bonsái. Quedó muy bien, la verdad. Muy colorido. Tenía florecitas. Y también le pusimos una maceta gigante, con tierra de verdad. Si hubiesen visto la cara de Esteban, queridos amigos… Estaba tan feliz.
  Luego de eso no quería quitarse el disfraz. Y también le gustaba venir a mi casa para que yo lo regara como si fuera una planta de verdad. Y ahí andaba yo, que tengo tantas cosas que hacer, echándole agua en la cabeza mientras él abría su boca de enano para tragarse un poco del líquido.  A veces me daban deseos de ahogarlo, pero luego pensaba en lo genial que es tener un amigo enano y controlaba mis instintos. Además estaba feliz, mi amigo Esteban. Y de vez en cuando es bonito ver a la gente feliz, aunque sea ésta una felicidad falsa. Porque yo, Monique, no creo en la felicidad.
  El problema empezó hace unos días. Esteban se ha cansado de ser un bonsái. Y también se ha cansado de ser un enano. Yo le dije, “amigo de estatura pequeña, podrás convertirte en otro árbol, pero no podrás dejar de ser un enano”. Eso lo ha afectado mucho. El pobre. Yo no sé qué más decirle. Le dije que se metiera a trabajar en la industria de la pornografía, para que, aunque fuera enano, se hiciera muy famoso… no sé. O que se disfrazara de gnomo, digo, porque está divertido ser un gnomo… no sé, de veras que no sé.
  Lo último que se me ocurrió decirle (y espero que no lea este post y se dé cuenta del engaño), es que hay un tipo de bonsái que sí crece cuando lo riegan mucho. Cómo él es medio estúpido por la acumulación en los testículos, se lo ha creído. Así que ahora lo que hago es ponerlo en la maceta, meterlo debajo de la ducha y que se riegue y se riegue. Y que trague agua y más agua. Una de dos ocurrirá: o crecerá, o se ahogará. En cualquier caso, será un final más feliz que el actual. Aunque, como les dije, yo, Monique, no creo en la felicidad.

  
En fin, gracias por leerme. 

1 Comment

Cuando la decapitación y el hastío crean preguntas directas



  Rápido. Con una sentencia. Siempre con una sentencia. Fría. Sin memoria. Sin recuerdos.
Así me decapitaste tú. Así me cortaste un brazo. Me amputaste las piernas. Me sacaste los ojos. Me inundaste la mente. Me perforaste el hígado con una aguja finísima.
  Y cuando a uno lo dejan inválido, ahogado, inútil ante el movimiento, cuando a uno lo dejan así, entonces ¿qué queda? Te pregunto a ti. ¿Qué queda?



3 Comments

Mi querido amigo cubano carioca: ya te cuento por qué afirmé ante Dios haber matado a alguien


  Ante Dios uno no miente. O por lo menos yo no miento. Cuando más me justifico. Pero mentir, jamás. Entonces la semana pasada, cuando repasábamos los Diez Mandamientos confesé.
Luego mi amiguito mitad cubano, mitad carioca me hiciste saber que matar a un mosquito no se traduce en asesinato. Quizás tengas  razón… aunque no sé… hay que ver qué diría mi amiguito vegano en torno al tema. Responde tú, amigo amante de los animales y no de las lechugas, ¿acaso matar a un mosquito puede ser tomado como asesinato?
Para contar un asesinato necesito escuchar Du riechst so gut. Supongo que es porque cuando uno mata debe tener a su alrededor: 1- alguien hablando alemán. 2- un caballo. 3- un baile típico de la corte. 4- un lobo. 5- una máscara. Y esta canción tiene: 1- a alguien hablando alemán. 2- un caballo. 3- un baile  típico de la corte. 4- un lobo y 5- máscaras.
O por lo menos cuando yo asesino a alguien (sea o no un mosquito), necesito esos elementos. El alemán porque te muerde el corazón. El caballo porque hace falta huir sobre cuatro patas coordinadas. El baile típico de la corte, porque matar es danzar. Un lobo porque los lobos siempre mienten. Y máscaras, porque impiden que puedas respirar con tranquilidad. Y el asesinato es compatible con la falta de aire.
No recuerdo muy bien la razón por la cual maté. Pero a veces esas cuestiones son las menos relevantes. Cuando uno mata lo hace como si se comiera una olla entera de caldo de pollo. Por pura hambre, puro deseo. Pura necesidad. Y yo siempre he tenido la necesidad de comer caldo de pollo. Y de matar.
Entonces lo traje a mi casa. Le brindé almuerzo. Comimos. Luego le brindé un trago de ron cubano. Y otro y otro. Él se zafó un poco el cinturón y se acomodó en el sofá. Yo fumé un cigarro. Él no. Se dedicaba a sacarse la comida de entre los dientes con un palillo. Luego platicamos. Me dijo que le dolía la cabeza. Le dije que el dolor de cabeza era sinónimo de querer desaparecer. Me dijo que él quería desaparear. Le dije que podía ayudarlo con eso. Entonces fui a la cocina, agarré un martillo, agarré un clavo, me dijo que no no, eso no,  pero igual se lo clavé entre los ojos. Del primer golpe no penetró completo, pero al segundo, el clavo quedó completamente dentro. Silencio, hubo silencio. El caballo, mi compañero, no relinchó ni una vez. Ya muerto pensé en darle una utilidad. Así que  escribí en su frente el nombre de alguien a quien también quiero matar pero que no he tenido la oportunidad. Puse en el ordenador una foto de esa persona. Busqué más clavos y me encomendé a los dioses para hacer mi brujería. Clavé los clavos en cada una de las partes donde quería hacerle daño a esa otra persona que aún anda por ahí en las calles e invoqué con todas mis fuerzas que todo el dolor que no podía provocarle a ese cuerpo ya muerto, se le traspasara a él. Cuando me cansé de clavarlo llamé a mi amiguita mexicana y le pedí que me ayudara a mover a aquella mole de carne y clavos. Mi amiguita mexicana me apoya siempre. Ella estudia la risa. Ella estudia la muerte, así que puede comprender lo que significa matar. Entre las dos cargamos el cuerpo y lo tiramos debajo del calentador de agua, que está en un pequeño patio que tengo en el depa. Como nadie viene a visitarme. Y como a nadie le interesa ir a una casa a apreciar lo bellos que son los calentadores, el cuerpo se quedó ahí, hasta que comenzó a oler feo. Como no me gustan los malos olores, volví a llamar a mi amiguita mexicana, metimos el cuerpo en bolsas negras (típico). Luego le pusimos nylon para envolver. Llamamos un uber, lo metimos en la cajuela. Fuimos por allí, cerca del Atoyac. Y ahí lo dejamos. Como esto ocurrió en México ni el taxista preguntó, ni la pareja que iba cerca del río preguntó. Ni siquiera se inmutó la chica que tomaba fotos al río con el objetivo de hacer un documental sobre los cuerpos lanzados al río.
Y nada, que regresamos a casa en otro uber. Me cercioré que hubiese cerrado el viaje. Vi que costó setenta y dos pesos. Subimos a casa. Nos preparamos un café. Y fumamos.
Y eso fue todo, amiguito cubano carioca. No hubo mucho sobresalto, la verdad.
Creo que Dios no se afectó por este hecho porque Dios sabe que hay personas que deben vivir. Que hay personas que deben sufrir. Y que hay otras que simplemente son el vehículo para lograr un fin. En este caso, a quien maté fue útil para que otro que sí merece sufrir, pues por lo menos sintiese dolor. Esas personas que nos son útiles como medio para obtener otra cosa, deberían ser más aprovechadas. Yo veo que hay muchas por ahí, sin brindar el servicio para lo que fueron creadas. Entonces te exhorto a que las busques. Te exhorto a que contribuyas a que finalmente puedan cumplir su objetivo en la tierra.
Tú tranquilo. No te pasará nada hagas lo que hagas. Siempre y cuando tengas un caballo en el que te puedas subir, un lobo que te enseñe a mentir y blog donde poder contar lo que quieras sin responsabilizarte de nada. Mientras tengas esas cosas todo estará bien. Además, Dios estará contigo.

En fin, gracias por leerme.  

4 Comments

La visita de Dios y la repetición de los diez mandamientos con la falda subida

 


Que le crezca el cabello a una es cosa seria, la verdad. Hace que entres en una especie de letargo, provocado por la caída del pelo en la nuca. Como pesa (porque el pelo pesa y si no me creen, pregúntenle a una caballo por su cola), nuestro cuello debe hacer un esfuerzo doble por mantenerse erguido. A eso se suma el esfuerzo de tenerlo que inclinar (el cuello) unos centímetros hacia adelante, en caso de que escribas (caso mío mío miísimo). Y a eso le sumamos además que mi cuello es largo, largo como el de un cisne maravilloso. Así que la flexibilidad de mi cuello hace que se doble con más facilidad. Y hace que el esfuerzo por el sujetar el cabello sea peor. Y hace que me pese hasta el cerebro. Y como me pesa el cerebro, y como me pesa la cabeza, y como mi melena azabache me fuerza a mirar sólo las nubes, pues entonces no he podido escribir.

  Este fue el argumento que le di a Dios el sábado, cuando se apareció aquí, en mi departamento de tres piezas y me encontró tirada en la sala, sin siquiera un cigarro que fumar y con taquicardias.

  Obviamente no entendió nada de lo que le dije. O más bien no quiso creer nada. Me dijo que ese argumento hubiese sido válido para Cristo, mas no para él. - Cristo es la estrella rock, yo soy pop. Recuerda. Y ya en el mundo pop no se piensa en el cabello largo.

  Desgraciadamente tuve que aceptar que su argumento era válido. Tanto tiempo sin conversar con Dios, tantos centímetros de cabello extra, hicieron que olvidara cómo es el negocio con el dueño de todo aquí. No obstante defendí mi punto hasta el final, porque yo soy un gato, yo tengo la lengua cansada de lamer mas el capricho y el mal humor están siempre bien activos en mis uñas.

  Entonces yo le dije: Mira Dios, ¿sabes qué? Podría haber solucionado mi problema de cabello, cortándolo y ya. Pero no puedo. Porque he decidido cambiar algo. Hace años que no cambio nada. O sí, he cambiado demasiadas cosas mas no cosas físicas. Y a mí me preocupa mucho el físico… tú sabes… eso  de nice y estúpida requiere cambios también. Refrescar la imagen de la estupidez; renovarse. ¿Y qué mejor que el cabello largo?

  Mira Monique – me dijo – es cierto que el cabello largo es sinónimo de estupidez. Sólo analicemos a Cristo y podremos comprobarlo. Y quizás tengas razón. Quizás sea por el esfuerzo que se debe hacer para aguantar los pelos. Supongo que lo vuelve a uno menos ágil en esa zona. No sé, hay que preguntarle al caballo que mencionaste al inicio. Aun así, como soy Dios y supuestamente quiero a todos por igual, es necesario que te repita los Diez Mandamientos, pues es la única forma que se me ocurre ahora para que entres en razón nuevamente con respecto a escribir. Y no te repetiré esa cosa libre que hizo Kieslowski (y por lo cual lo maté en el ’96), sino aquellos que te hacen una persona mejor y que sobre todo te recuerdan cómo se tiene que vivir en este mundo.

  Después de hablarme en ese tono bien déspota (pero bueno… es Dios… es pop), me hizo arrodillarme en el suelo, con la falda subida y un cuchillo atravesado en el estómago.

-          Dime amiga querida, ¿me amarás sobre todas las cosas?

-          Sí. Siempre lo he hecho.

-          ¿Tomarás mi nombre en vano?

-          No. Porque nada en mí es en vano. Y nada en ti lo es. Así que un hay forma de que ocurra eso.

-          ¿Santificarás las fiestas?

-          No hago fiestas.

-          ¿En caso de hacerlas?

-          Sí, la santifico.

-          ¿Honrarás a tu padre y a tu madre?

-          Sí.

-          ¿No matarás?

-          Ya he matado.

-          Ok, pero ¿lo volverás a hacer?

-          No.

-          ¿No cometerás actos impuros?

-          La impureza es sinónimo de felicidad. Y yo no soy feliz. Así que no.

-          ¿Robarás?

-          Sólo en el súper.

-          ¿No dirás falsos testimonios ni mentirás?

-          No no. Ya terminemos.

-          ¿No consentirás pensamientos ni deseos impuros?

-          Ay no no. Lo juro, no.

-          ¿No codiciarás los bienes ajenos?

-          No. Ya. Fin.

  Luego del aburrido ciclo de preguntas y respuestas, retiró el cuchillo de mi estómago, me bajó la falda, y dejó que me levantara.

-          Cumple con estas cosas. Soluciona el problema de tu cabello y no dejes más de escribir los domingos.

  Le dije que sí, que sí, que ok. Me pidió un vaso con agua. Le tuve que decir que no tenía agua purificada. Recogió un poco del grifo, la purificó y se la tomó. De paso me dejó una jarra llena para mí. Se fue.

  Entonces me quedé sola de nuevo con un dolor en el pecho que casi me desmayo. Porque no me gusta discutir con Dios. Porque aborrezco que me someta de la misma forma aburrida en que somete el Papa Francisco a sus feligreses. Pero qué le voy a hacer. Es Dios y como toda estrella pop, a veces tiene sus malos días. Igual no quiero que me entierre de nuevo un cuchillo en el estómago. Lo de la falda arriba no me molesta. Pero lo del cuchillo, atravesándome ahí, lo del cuchillo me hace sentir una culpa horrible, una desconfianza crónica, deseos de doblarme y desaparecer en ese hueco. Y ese tipo de sentimientos no van con el cabello largo. No, definitivamente no van con el cabello largo.

  Y de esa forma discutí con Dios.

  Y de esa forma me compuse y escribí de nuevo, hoy domingo.
 
 Y ya, nada más.

 En fin, gracias por leerme.

1 Comment

La mueca


 La mueca a causa del dolor en la espalda que me despierta. La mueca porque el dragón que habita en mi barriga despertó y rugió. La mueca porque algo me incomoda y no sé qué es. La mueca porque fumo un cigarro con el estómago vacío. La mueca por tener que preparar el desayuno. La mueca por no prepararlo. La mueca por el dolor en la parte derecha del pecho. La mueca porque fumo  otro cigarro con el estómago vacío. La mueca por detenerme a pensar en qué pasaría si dentro de mi jarrón lleno de agua y flores, vivera un pez y que eso sería una forma económica de tener peces sin peceras. La mueca porque extraño tener cerca mis libros de Lezama. La mueca porque tengo hambre. La mueca porque pienso en todas las cosas buenas de la vida. La mueca porque me doy cuenta que no hay nada bueno, al menos para mí. La mueca de la decepción. La mueca ante la desconfianza. La mueca ante los engaños. La mueca porque ya es tarde y aún no desayuno. La mueca porque no entra suficiente luz. La mueca porque las cañerías huelen feo. La mueca porque Perri, el perro de abajo, ladra mucho. La mueca porque me asfixio en mi casa. La mueca porque vuelvo a fumar. La mueca porque me entero de situaciones desagradables. Y la mueca porque tienen que ver conmigo. La mueca por tener que untarme crema antiarrugas y protector solar. La mueca a causa de tener que vestirme tapada. La mueca porque mi abrigo no va con mis zaparos. La mueca porque debo salir a comer. La mueca al concientizar que no cocinaré. La mueca por no encontrar la llave. La mueca por el ruido que hace la puerta al cerrarse.

Entonces…

Me pongo las gafas de sol y con cara de diva afectada, bajo las escaleras. Me voy a un Italian Coffee. Pido un panino de algo que no sea vegetariano. Y un café frappé de menta con chocolate, crema y pana. La mueca porque al pan le falta pesto. La mueca porque el frappé hace que mi café no sepa fuerte. La mueca porque abro mi libro y me doy cuenta que dejé mis lentes. La mueca porque sólo me gusta leer en casa.  La mueca por el sol, que está demasiado fuerte. La mueca porque pagué demasiado por muy poco.

Entonces…

Me levanto. Me pongo las gafas y con la postura de diva afectada, me marcho. ¡Adiós idiotas! – digo a todos, aunque no me escuchen.

Entonces…

Encuentro ahí, en la esquina a un payaso. El payaso me pide una moneda y me hace un chiste. Le digo que es muy malo. Pero que le doy una moneda si se va  a mi casa y allí, me hace algunas payasadas. El payaso accede. Vamos a mi casa. Le ofrezco un poco de agua, que es lo único que tengo. El payaso me dice que no toma agua porque se le queman los cables. Yo le digo que no tengo más nada que darle. Me dice que si quiere que me haga payasadas debo depositar la moneda en el agujero en su espalda. Le meto la maldita moneda. Y entonces estuvo haciéndome payasadas durante tres horas y cuarenta minutos, que se acabó el valor de mi moneda. Yo lo escuchaba, sentada en mi sillón, con mis gafas y mi rostro de diva afectada. Hizo maromas con un globo y con un perro que le faltaba una pata. Me contó unos chistes intrascendentes. Le dije que hiciera chistes de filósofos. No sabía. Pero sacó una cotorra que cantaba como Madonna. Igual mi mueca continuó. Luego me regaló una flor, como todos los payasos; intentó que confiara en él, como todos los payasos. Y me regló una sonrisa falsa, como todos los payasos.

Me quedo sola de nuevo. La mueca por estar sola. La mueca porque extraño. La mueca porque,  ahora que lo pienso, el perro cojo sí estuvo chistoso. Entonces río recordando al perro. Y en ese momento en que río como loca pensando en qué pasaría si el perro cojo viviera con el pez, dentro de mi jarrón con flores, riendo entonces como loca, llegan los demás. ¡Y están tan felices de verme siempre  feliz! ¡Y están tan felices de ver que la positividad inunda mi ser! ¡Y están tan felices porque siempre me ven sonriendo! ¡Y están tan files, tan, simplemente felices!
En fin, gracias por leerme.

 

 

 

Leave a comment

Si la mitad del cuerpo tuviese una temperatura diferente a la otra mitad. O sobre la pluriexistencia



 He pasado estos días con el cuerpo dividido en dos. Tengo que meter mi pie izquierdo dentro de una cubeta con agua fría, sal y vinagre. Hecho insignificante el que me ha acaecido durante la semana que corrió. También he visto muchos videos de youtubers. Youtubesrs en Australia. Youtubers en México. Youtubers en España. Youtubers en Estados Unidos. Como soy un ente pensante y muy profunda no pude evitar reflexionar sobre una curiosa relación entre ambos hechos. De repente pensé que, quizás, quién sabe, podría hacer un video explicándole al mundo lo interesante que es tener diferentes temperaturas corporales al mismo tiempo. Es decir, si puedo ver un video de una chica radicada en Australia, narrando cómo es su vida de vampira, ¿por qué razón no podría yo hablar de esta experiencia corporal que he tenido? Cuando meto mi pie en la cubeta de agua fría, siento que toda la parte izquierda se me congela. Y el frío se hace aún peor cuando, con la parte derecha de mi cuerpo sostengo una taza de café bien caliente. Podría decirse que de un lado soy una rana y del otro un unicornio (porque los unicornios son bien cálidos, la verdad). Entonces me dije a mí misma, ¡oh, oh, qué hecho más maravilloso el ser dos cosas al mismo tiempo! Acto seguido me di cuenta que, como filósofa al fin, necesitaba sustentar teoréticamente mi doble personalidad, basado en mi temperatura corporal. Entonces recordé a Berkeley, ese señor obispo, empirista y británico. Él decía que “existir significaba ser percibido”.

 Explico.

 Yo existo porque la otra persona me percibe, me siente, me puede mirar, tocar, oler,  etc. Y la otra persona existe porque yo la puedo sentir. De otra manera, no es válida la existencia. Esto es algo bien cuestionable porque, pensemos en una persona en estado vegetativo, que (supuestamente) no siente. Yo podría percibir a esa persona, frente a mí, llena de tubos, tendida en una cama. Por lo tanto, esa persona existiría. Mas, esa persona no podría percibirme a mí. ¿Eso significaría que yo no existo? Mmmmm.

 Pero bueno, las refutaciones de esa teoría no me molestaron ahora. Simplemente me concentré en la parte de que existir significa ser percibido. Entonces, una persona que tocara la parte izquierda de mi cuerpo, podría decir que una característica mía es ser fría como una rana y que quizás soy una rana. Otra persona que tocara la parte derecha podría decir que soy cálida como un unicornio y quizás podría ser yo un unicornio. Pero luego están las personas que jamás me han tocado, que sólo me han observado y podrían decir que soy una chica. Pero también están ustedes, que me sienten, en cada lectura dominical y asumen que existo y que por ende soy un gato.  ¡Qué complicado! Pero la cosa no termina ahí. Está aquella persona, que me toca el lado izquierdo y el derecho y me ve y me lee, todo al mismo tiempo. ¿Esa persona, qué pensará? ¿Elegirá una de las personalidades que puedo tener o simplemente creará una nueva, híbrido de todo? Les comento esto porque algo así experimenté yo. Y es que el congelador de mi refri, de un lado tiene hielo y del otro las cosas se derriten. Yo he podido experimentar ambas temperaturas a la misma vez y al final no entiendo frente a qué estoy: si frente a una máquina que congela o frente a una que no enfría. A veces cierro el refri y me quedo mirándolo, pensativa, tratando de descifrar qué cosa es.

 Aún no he podido llegar a la conclusión exacta de cómo entender estos cambios, los cuales podrían hacer válida la pluriexistencia en una sola materia. Sería como tener un pueblo entero en una extensión de 1.56 metros. No tendría que relacionarme con nadie extra que no fuera parte de mis cambios dígase de temperatura o de otra cosa. Y los agentes externos, serían como invitados. Que vienen, entran, pasamos un buen momento, y luego se marchan. Porque en este pueblo mío, en el cual soy reina y esclava a la vez, no hay espacio para nadie más. Y en mi pueblo, haríamos comidas colosales cada tarde. Y en las noches, comenzaríamos la bacanal, degollando a un cabrito. Y esa bacanal duraría una eternidad. Y esa bacanal nos haría muy felices. Y esa bacanal haría que el entender no fuera importante, sólo el goce y el placer.

En fin, gracias por leerme.

3 Comments
Con la tecnología de Blogger.

Recibe las novedades por e·mail