Sobre Varadero y la irresponsabilidad









Antes que todo. Para aquellos, que me han escrito mensajitos privados durante la última semana: tienen razón, no escribí el post la semana pasada, pues uno es débil, uno es desleal, uno no piensa en los sentimientos ajenos. Uno es malo y manipulador. ¡Qué mala soy! Y es que no escribí el post del domingo anterior, porque el efecto aislador de Cuba ya (re) comenzó en mí. Rico efecto ese, que hace que se te quite el stress de ver quién lee cada día tus cositas (porque éstos no son textos, sino cositas), de responder los mensajes (yo no comprendo cuál es el misterio por el cual todos me escriben privadísimo y nunca público), además, te olvidas de los mails y olvidándote de los mails, uno se olvida de las responsabilidades. Por eso, en Cuba, todos somos irresponsables. Y comenzamos a llevar una vida semi – naïve que, sin mentirles, es deliciosa, sudada, orgásmica, pantalones mojados. Entonces, por estos días, ando así, muy divertida yo, bajo este efecto, y me olvidé del blog, del gato, y de Monique no tanto, porque siempre le (o me) envío besitos. Entonces nada, esa es la cuestión.
Recién  regresé de Varadero, la “Playa” más “Linda” que ojos “Humanos” han ¿Visto? A mí, la verdad, no me gusta la playa. Solo me fui para complacer a mi sobrina y a mi madre, que sí les gusta. Entonces yo, durante los días que estuve allá, me dediqué a reflexionar (nada productivo), montar en los carros locos (el cual me volvió loca, pues nunca pude sacarlo de la esquina en donde estaba y todos se burlaron de mí), a jugar bolos (donde, obviamente, perdí), y a ir a The Beatles y bailar como una irresponsable orgásmica enajenada. Como aquí todos estamos igual, fue imposible encontrar un sitio donde cenar y viví las cosas maravillosas de esta isla, que son ir a un café, un día, y pagar treinta centavos por uno y luego, al otro día, pagar un cuc, por exactamente, el mismo café, dormir en una casa donde la mujer conoció a su marido con diecisiete años, mientras él tenía cuarenta y siente. Y que luego de él abusar de ella durante muchos años, ahora, ella fuerte y él viejo, pues se invirtieron los papeles, y lo mejor de todo, donde me enteré que en los próximos meses (o años, pues aquí todo va lento) Varadero, la “Playa” más “Linda” que ojos “Humanos” han ¿Visto?, estará prohibida para los cubanos, precisamente porque somos unos irresponsables, deliciosamente sudados y no tenemos derecho a esos privilegios. Entonces, la cosa será así: en la entrada de la ciudad,  estará un policía, dentro de una garita. A ese oficial, tendré yo que dirigirme y decirle que conozco a alguien que vive en Varadero. Luego, darle el número de teléfono de la persona. Entonces él llamará:
-          Sí, dígame
-          Buenos (días) (tardes) (noches), señor/a,  ¿usted conoce a A, o conoce a Monique, o conoce a un gato?
-          Ah sí, sí, son mis amigos. ¿Podría dejarlos pasar?
-          Bueno, lo pensaré. Ya le informo.
El policía lo pensará y decidirá si paso, o pasa Monique, o pasa el gato.
Este más o menos, será el esquema.
Claro, para los “turistas”, que jamás son irresponsables,  nada cambiará. Podrán continuar pasando sin problema. Los turistas y sus gatos.
A mí, la verdad, eso me da totalmente igual, pero pienso en una de mis hermanas, que ama esa playa (su mar azul) y me da lástima con ella… aunque bueno, ahora está en otro país, así que hay que ver si, cuando venga, será cubana o “turista”. Sobre eso, sobre ser o no ser turista (es decir, sobre ser o no ser irresponsable), reflexioné, mientras jugaba a los bolos. Quizás por eso perdí y en veinte tiros, sólo le di a seis….
Recién hoy retorné a mi no tan querida pero interesante Habana, donde pensé dedicar unas horas a reflexionar en torno a los estudios que, próximamente, comenzaré. Pero fue imposible. Me volví a perder entre el calor y la irresponsabilidad. ¡Pobre de mí! Ya me lo decía mi esposo: “China, en la Habana te me pierdes”. Es cierto. Por eso, aquí, la Filosofía no va a avanzar. La filosofía es cosa de gente seria y responsable, ergo, turistas.
Quizás logré escribir este post, pues estoy bajo los efectos de un aire acondicionado, que no me permite sudar y logra que me semi-concentre en algo. También escuchar Nouvelle Vague ha contribuido.
Todo esto lo he escrito para contarle a mi hermana, las buenas noticias sobre su playa azul. Pero a su vez, lo he hecho, con la profundísima ilusión de justificar la falta de textos de la semana pasada. Tengo que sonar algo responsable, pues si no, no podré comenzar mi máster en Filosofía. Y peor aún, no me dejarán entrar a Varadero….
En fin, gracias por leerme.


. Bookmark the permalink.

3 Responses to Sobre Varadero y la irresponsabilidad

  1. Anónimo says:

    Primero que todo, no se escribe antes que nada, porque precisamente antes de la nada no hay nada. Segundo, eso es una leyenda urbana, soy de Cárdenas, por favor en Varadero, están tratando de mover a las personas que tienen viviendas sobre la duna pero solo eso, ok. Después si intentas ser periodista, o escritora o comunicadora, en fin lo que sea, cualquiera de esas pinchas lleva, de forma imprescindible que te identifiques con tu país, aunque sea una mierda, cualquiera que sea, que sientas que haces algo por decir y cambiar lo que no sirve, lo que sobra, deja mucho que desear que te dé igual que les cierren una playa a los cubanos, da la impresión que esto lo escribe una adolecente malcriada que todo le resbala. Saludos

  2. Anónimo says:

    Hola anónimo. Soy matancera, al igual que tú, y es un mito bastante fuerte ese de Varadero, que estoy convencida que se hará realidad. No obstante, no conozco personalmente a quien escribe este blog, pero me parece que no lo has entendido bien. Esto es una semi-ficción, para mi gusto, encantadora. E imagino que es así porque he leído otros textos de la autora y todo es muy absurdo y con alusiones muy intelectuales. Tiene un estilo raro, pero que engancha. Así que si no lo entiendes, es que no es literatura para tí.Lee el Granma, que te pega más. Otra cosa, me parece muy retrógrada que definas el patriotismo y el amor de alguien a su patria, por ¿una playa? ¿porque le "resbale todo"? ¿porque no le interese cambiar nada? Los primeros que son así son los jefes de ese gobierno y mira tú... Sólo te aconsejo que tengas la mente un poco más abierta, para que puedas entender estos textos que son una jodedera deliciosa, que no ofendas por gusto, porque no pega, y que, por si acaso, vayas a Varadero bastante... digo yo, por si en verdad la cierran. Saludos. Marta.

  3. Anónimo says:

    "qualquiera de esas pinchas lleva, de forma imprescindible que te identifiques con tu país". ¿Eso es así? Un pensamiento muy pasado de moda el de esa persona que comentó. A mí me gustó muchísimo este post. Felicidades. Escribes muy bien. Tienes mucho ingenio.

Leave a Reply

Coments, coments...

Con la tecnología de Blogger.

Recibe las novedades por e·mail