Las cosas íntimas que comparto con mi amigo, el de la cámara




 

 

Hace dos días hablaba con mi sobrina sobre una nueva noticia que está circulando por las redes (o al menos nueva para mí). Me dijo, muy preocupada: A, mira, tú que tienes tantos seguidores, te aconsejo que, a no ser que estés utilizando el Skype, le pongas un pedazo de papel a la cámara de tu computadora, y también si puedes a la de tu móvil. Porque ahora hay un nuevo tipo de hacker, que a partir de un mail, tiene acceso a tu cámara, aunque tengas todo apagado. Mi primera reacción fue: risa. ¿Seguidores? ¿Tantos? Y me llenó de amor, el bello y serio sentido que mi sobrina puede, por momento, darle a las cosas chiquititas chiquititas, como son los gatos. La segunda reacción fue de  vergüenza. Pensé, por un minuto, en lo que implicaría que alguien estuviera viendo todo el tiempo, lo que a diario hago yo, sola. Y la tercera reacción fue recordar un video de The Knife que vi cuando vivía en Nueva Zelanda.

Luego fumé, me desvelé pensé en pingüinos y dormí.

Pero ayer, ayer me levanté diferente, con la idea de que alguien me estaba observando. Si no era por la laptop, era por el tablet y si no, por el móvil que duerme a mi lado. Lo curioso es que no se me ocurrió tapar las cámaras, no recordé eso. Más bien, sentí aquello que se experimenta cuando vienen  a visitarte y quieres que todo esté organizado. Perfecto. Y que las personas digan ¡¡¡¡Ohhh!!!! y que las personas digan ¡¡¡¡Ahhh!!!!, como si tuvieras un Brueghel o un Monet en el medio de tu salón. Entonces, con mucha delicadeza, volteé el rostro hacia el lado opuesto a todas mis cámaras (todas están a la derecha… si duermo boca arriba; boca abajo sería a la izquierda, pero bueno) y me organicé un poco el cabello, me enderecé el septum y me limpié los ojos. Y con el rostro un poco más decente, hice como que despertaba. Así, muy bonita. ¡Tilín, tilín!

Mientras me lavaba los dientes (en ese momento sí tenía intimidad, pues las cámaras no llegan), me puse a pensar en todas las cosas que había hecho por estos últimos días, con cámaras cerca: utilicé una piedra y un cuchillo de matar vacas, para abrir una lata de sardinas. Grité como loca porque no lograba abrirla. Simulé que enviaba mensajes por whatsapp porque tenía deseos de hablar sola. Metí la mano dentro del tragante de la bañera y saqué una bola de pelos asquerosa. Lloré porque no lograba abrir una ventana. Me pinté todos los dedos de los pies y luego fui quitando todo el barniz con quita esmaltes. Estuve con los ojos bizcos durante tres minutos porque ya me tenían loca dos filósofos y luego me reí y luego me filmé un video y luego me volví a reír. Hice otro video cómico con un pedazo de pollo que compré. Estuve riendo todo el día por eso. Estuve mucho tiempo intentando abrir la llave del gas para el lado que no era… y así otras cosas, todas vergonzosas, la verdad, o que al menos uno no hace si tiene a un invitado en la casa, como ahora lo tenía yo, en mis cámaras. Entonces  salí del baño y tendí mi cama (por primera vez) y dejé todas las cámaras en la habitación para poder leer tranquila, en la sala.

Pero luego me traje la laptop conmigo. Y el móvil. Y fue, digamos, interesante, pensar en que alguien está siguiendo todo lo que haces. Que esté observando esas cosas de casa, de la puerta para adentro. Entonces continué leyendo y ya de vez en cuando hacía comentarios en alta voz. Cuando reía por algo, al momento explicaba por qué reía. Preparé un té y fumé un cigarro mirando fijamente a la computadora. Y por momentos me encontré sonriendo. Sonriendo  no sé a quién. Luego siguió mi día. Tranquilo. Y ya dejé de estar tensa por verme bien, por tener todo organizado, para el visitante hacker de la cámara. Hice las mismas estupideces de siempre. Hoy, por ejemplo, abrí una lata de champiñones de la misma manera que abrí la de sardinas. Y cociné. Y hablé mientras cocinaba. Y comí, todavía observando a la cámara. Y luego me tumbé en el sofá, a leer nuevamente, subiendo y bajando los pies. Y me moví sola en una silla, como si fuera una mecedora. Y escuché la misma canción como nueve veces. Me dormí. Volví a despertar al rato. Y volví a mirar la cámara. Pensé en cuántas personas podrían estar mirando del otro lado. Pensé en cómo serían. Pensé incluso, en lo que pensarían de mí, de mis cosas. Pero luego todo eso me dio igual. No me enderecé el septum. No me acomodé el cabello. No me limpié los ojos. Me atreví a decir hola. Sonreí. Continué tumbada en el sofá.

A veces es importante compartir esas cosas que ocurren a puertas cerradas. A veces es importante. Aunque sea con un extraño. A veces es importante.

En fin, gracias por leerme.

 

. Bookmark the permalink.

7 Responses to Las cosas íntimas que comparto con mi amigo, el de la cámara

  1. M, BB is watching you ;-)...

  2. Anónimo says:

    yo soy ese extraño...

  3. ahhhhhhhhhh y quiero seguirte mirando hasta que mis ojos se cansen de tenerte frente lástima que en ese momento no podré decirte puly te amo porque no me escucharás jajajajja, me encanta tu post como siempre, pero más me gustas tu.

  4. Hola Amanda, quería decirte que te he nominado al premio Best blog en mi blog. Pásate :) http://eldiariodeazarie.blogspot.com.es/2016/01/premio-best-blog.html

  5. Anónimo says:

    Pues resulta que leo tu blog y de pronto, por algún dedo mal metido, supongo, me voy a mi perfil de Google +, que dicho sea de paso, no es para nada interesante, ni siquiera una foto tiene; pero me percato por primera vez en las casi... cuatro veces que he abierto ese sitio tan poco interesante, que tiene 3.086 vistas. Como soy una cuasi ignorante en todo esto de internet, redes sociales, etc., etc., no entiendo bien que quiere decir eso: que 3 086 veces se ha abierto mi perfil, que 3 086 personas han querido escudriñar en mi vida virtual- repito, tan pobre. O serán 3, 086 personas, entonces no fuese algo preocupante, pero sí inverosímil, porque las personas no se pueden contar en números decimales, o sea, o son enteras, o no son personas. Ahhhhhhh... paranoia, paranoia!!!!!!!!!

  6. Anónimo says:

    este post ha sido muy lindo, pero también muy triste. Escribes maravillosamente. Muchas felicidades.

Leave a Reply

Coments, coments...

Con la tecnología de Blogger.

Recibe las novedades por e·mail