El hombre sin ojos




Hoy he soñado con un hombre que no tenía ojos. Más bien le faltaba la mitad superior del rostro. En él, todo empezaba con la nariz. Era un negro, muy negro, vestido de mayordomo. Y mientras lo veía, ahí, parado frente a mí, tanto él como yo no dejábamos de sonreír. Sus dientes eran muy blancos y sus labios se curvaban de una manera feliz, tranquilizadora.

No es la primera vez que sueño con él, mas ahora sólo logro recordar éste. Al verlo, le decía que era un placer encontrarlo. Él no hacía más que continuar sonriendo. No sé por qué tengo la certeza de que ese mayordomo es una especie de persona que aparece en determinadas ocasiones en que ando mal. Sería algo así como especie de protección onírica.

Lo que me llama la atención es su falta de ojos. ¿Acaso no los tiene para así no juzgarme? ¿Acaso esto quiere decir que no debo enfocarme tanto en ciertas cosas? ¿Acaso significa que el mirar, el ver, el observar no significan nada si no se observa la totalidad y así poder tener un criterio más general? ¿Acaso será que sonreír, pero sonreír desde el intestino, no barrocamente, significa más que el mirar?

Yo, por si acaso, le compré rosas amarillas. A ver si vuelve a aparecer. Y también me puse a escuchar los Backstreet Boys. Esto no tiene mucho que ver, pero bueno, quería decirlo.

En fin, gracias por leerme.

. Bookmark the permalink.

1 Response to El hombre sin ojos

  1. Anónimo says:

    eso es alguien que te peoteje. Y quizás quiere decir que deba sonreír más, no barrocamente como dices. y BSB... eso hace sonreír a cualquiera! muy mística esta entrada.

Leave a Reply

Coments, coments...

Con la tecnología de Blogger.

Recibe las novedades por e·mail