Quememos a una bruja



  Cuando yo era adolescente, y supe qué cosa era el suicidio, comencé a preguntarme si la muerte, el sentido de la muerte, era el mismo ante la muerte natural que ante la muerte suicida.
  Pero, con el paso del tiempo, hubo más protagonistas en mis dudas. También me empezaron a interesar los asesinados. Me pregunté, ¿acaso el asesinado, el torturado a punto ya de morir, entiende la vida de la misma manera que yo la entiendo? ¿Incluso, entiende la vida de la misma manera que antes de que lo violentasen de esa forma? ¿Pensará en una vida donde no hay oxígeno, o algo que le entre por la nariz? ¿El que está a punto de morir asesinado, está consciente de que va a morir?
  Esos temas terminaron siendo mi modo de vida, mis intereses académicos. Y la inocencia de dichas preguntas, y el deseo de saber por el mero gusto, quedó opacado por la necesidad de entender esas cosas para poder vivir.
  Actualmente, la verdad, en lo que más pienso, con esa intensidad naïve de la adolescencia, con ese gusto sin sentido, es en quemar a una bruja. No me pregunten por qué. Simplemente quiero quemar a una bruja. Sería muy bonito.
  
En fin, gracias por leerme.

. Bookmark the permalink.

2 Responses to Quememos a una bruja

  1. Anónimo says:

    Bien oscura esta semana.

  2. Anónimo says:

    Hola. Recientemente encontré este blog y me parece maravilloso. He leído no sé cuántas publicaciones que has hecho de un tirón. Es excelente y muy enredada tu forma de pensar y entender las cosas. Tiene ese tono que puede llegar a crear una secta.

Leave a Reply

Coments, coments...

Con la tecnología de Blogger.

Recibe las novedades por e·mail